PREÁMBULO. El rock nació como un movimiento contestatario, contra el conformismo y el consumismo de mediados del siglo XX, por parte de una nueva generación inconforme, cuando las músicas tradicionales estaban en la plenitud de su auge: jazz, bolero, tango y samba brasilera. Con relación al tango los jóvenes entraron a considerarlo como una música de viejitos gaga, apegados a lenguaje y a sonidos obsoletos.

Los tangueros se desquitaron poniendo en duda la virilidad de los roqueros a causa de su vestimenta, cabellera y forma de expresarse. Decían que el tango era la hombría y el talento. Los otros eran los peludos, los del ropaje raro.

El furor y la arrogancia de los roqueros no les permitieron ver que entre los dos ritmos existía un entramado indestructible.

Hace unos meses buscando música de tango en internet encontré un CD que llamó mi atención: contenía en su totalidad obras de los hermanos Expósito, Homero y Virgilio, favoritos míos. Grabado en el año 2008 su cantante es Billy Cafaro, del que no tenía ninguna referencia. La pesquisa que realicé me llevó a descubrir al pionero del rock argentino y uno de los primeros de Iberoamérica. Su canción, Pity, Pity de 1958, un rocanrol, es la primera del rock argentino.

Cafaro ha tenido (aún vive) una vida de inauditos altibajos: surgió cantando en Radio El Mundo de Buenos Aires en 1958. Frente al edificio se formaba tal tumulto que cerraba las calles vecinas. Su canción, Pity, Pity vendió 250.000 copias mientras que la Balsa, que es estimada como la abanderada en Argentina de este movimiento musical, vendió 200.000 sencillos. Billy pasó al Club del Clan y ahí se inicia su pérdida de popularidad. Estuvo en la indigencia, fue un linyera (vagabundo). Entró en proceso de rehabilitación y en los años 80 cantó tangos y boleros. Siguió en esa línea mantenida hasta hoy.

Hace más de 20 años conozco a Lito Nebbia, nacido en 1948, reconocido como el más grande productor de discos, sin relación con casas comerciales, con su sello Melopea en donde se ha grabado gran parte de lo mejor del tango de los últimos 50 años. Además es tanguero exquisito, como compositor, cantante e instrumentista múltiple.

Él es el fundador junto a Ciro Fogliata del conjunto Los Gatos, el primer grupo musical roquero argentino, que a mediados de los 67 graba la Balsa, la mejor canción del rock argentino de toda la historia. Nebbia se inició en Rosario, su tierra natal, a los 15 años como cantante de Los Gatos Salvajes. Van a la capital y simplifican el nombre del grupo. En 1971 funda la Nebbia Band y en 1974 el sello Melopea. Es impresionante el poder creativo de Nebbia, con más de 900 obras propias, la mayoría tangos y más de un centenar de álbumes grabados en Melopea. Forma el Cuarteto Zupay. En 2017 con el CD Rodar celebra el medio siglo del rock argentino.

García dice que sin él no existirían los grandes del rock. Comenzando esta crónica, tenemos a los dos adalides del rock, convertidos en tangueros.

ORIGEN DEL ROCK MUNDIAL

Se origina en el rocanrol y evoluciona en los años 60 en EEUU y Reino Unido. El rocanrol combina blues, country y folk. Posee influencia del jazz y la música clásica. Su instrumento fundamental es la guitarra eléctrica. Otros instrumentos complementarios son el bajo y la batería. Su compás es el 4×4, binario como lo es el del tango y el del bolero. Subgéneros del rock son el punk, heavy y el pop. Del rock se generaron subculturas como la hippie, y la gótica.

Aunque hay discusiones, se considera que el rock mundial se originó en el rocanrol que en 1956 popularizó Elvis Presley That all right mama.

DESARROLLO DEL ROCK ARGENTINO

Es justo comenzar con el que es considerado por los más ilustrados conocedores del rock como su figura más representativa: Luis Alberto Spinetta. Nació en Buenos Aires en 1950 y murió en el 2012. Cantante, guitarrista poeta y escritor. Icono del rock nacional y el más influyente. Es tan destacado su papel en toda la música argentina que el día 23 de enero – nacimiento de Spinetta – es considerado el día nacional de la música de este país. Fue condecorado con el Gardel de Oro. Su legado son 370 canciones propias.

Spinetta fue admirador de los grandes tangueros y de sus obras. En una conferencia, hablando acerca de Piazzolla decía: mis tíos lo negaban. Yo de 15 años les decía: pero no ven los aviones. ¿Los edificios… el tráfico, los autos? Eso es Piazzolla: es el futuro, la ciudad que crece… no es el tipo ahí llorando porque la mina lo abandonó.

La relación tango – rock, Spinetta la llamó: “Tangolencia roquera eterna”.

A Piazzolla los rockeros le prestaron atención, cuando incorporó a sus grupos musicales guitarra eléctrica, batería y bajo. En el tango Libertango de 1974 es evidente la fusión de tango y rock.

Fito Páez (Rodolfo Páez) nació en Rosario en 1963. Desde niño admiraba a Los Beatles. De 13 años forma el primer conjunto y es solista a los 15.

En la película Sur de 1988 dirigida por Fernando Pino Solanas con música de Piazzolla y en la que actúa Roberto Goyeneche, ocurre proceso de conciliación del rock con el tango. Después de la actuación de Fito cantando el rock Vueltas en el Aire acompañado por la banda Marcelo y sus Ravioles, se le acerca Goyeneche y le da un gran abrazo. En mi crónica de hace semanas sobre el Polaco, yo había mencionado la actitud comprensiva de este inmenso cantante con el rock.

Yo conocí a Gustavo Santaolalla cuando en el año 2004, publicó 2 discos compactos titulados “Café de Maestros” (que poseo). En esos discos rinde homenaje a los tangueros sobresalientes, sobrevivientes de la edad dorada, hoy todos fallecidos, con la excepción de Atilio Stampone próximo a cumplir los 95 años. Supe de su increíble carrera de músico, ganador de dos premios Oscar, compositor y productor. Ha mezclado rock, folk, pop new wave, música africana y popular latinoamericana. En los años 90 fue el líder de la banda Arco Iris, pionera del rock argentino en experimentar sonoridades. La dictadura argentina lo obligó al exilio y puso sus pies en California donde vive. Fue llamado el rey Midas del rock latino entre 1990 – 2000. Conquistó Hollywood con sus bandas sonoras. Ya vimos el papel de rescate de los viejos tangueros. Otra función de la que hablaremos en otra crónica, es la que ha realizado con el tango electrónico.